Beneficios de la Vigilancia e Inteligencia Competitiva en la empresa

La Vigilancia es uno de los múltiples procesos que se ponen en marcha dentro de las organizaciones, con el objetivo de captar información del exterior como complemento a la información interna dentro de la propia organización, con el fin de utilizar esa información  en la toma de decisiones y en la definición de la estrategias de la empresa.

Como todo proceso organizado dentro de una organización, la Vigilancia debe ser un proceso selectivo y sistemático, con el objeto de poder integrarlos con el resto de procesos de la empresa.

Hay múltiples áreas donde centrar los esfuerzos de vigilancia por la empresa, aunque de un modo innato las organizaciones, suelen comenzar la Vigilancia recopilando  información de los competidores actuales y  analizando también a posibles potenciales competidores, a este tipo de vigilancia se le conoce como Vigilancia Competitiva. El objetivo de este tipo de vigilancia es analizar los productos y servicios de la competencia con objeto de poder ofrecer productos más competitivos, estudiando también posibles alianzas con otras organizaciones que pudieran suponer futuras amenazas.

Otras organizaciones estudian también los datos referentes a clientes y proveedores, con objeto de analizar la evolución de las necesidades de los clientes y conocer la solvencia de los proveedores, así como los productos y servicios ofrecidos por dichos proveedores,  esto último es conocido como Vigilancia Comercial.

La Vigilancia del Mercado engloba por lo tanto a las dos anteriores, la Vigilancia Comercial más la Vigilancia Competitiva.

Existe otro tipo de vigilancia, la Vigilancia del  Entorno, que incluye de un modo más extenso hechos exteriores que pudieran condicionar el futuro, como cambios políticos, nuevas reglamentaciones, medio ambiente  y otros fenómenos sociológicos, tener en cuenta estos factores es determinante porque condicionarán el momento adecuado de la implementación de las políticas estrategias de la empresa.

Así mismo y dependiendo del carácter tecnológico de la empresa, la Vigilancia Tecnológica, también  puede ser clave en la estrategia de la organización,  realizar el seguimiento de las tecnológicas emergentes dentro su aparición hasta el proceso de madurez, ayuda a decidir el momento adecuado para incluir dicha tecnología en la oferta de productos y/o servicios ofrecidos por la empresa o como parte de desarrollo de dichos productos.

En resumen, todo ese proceso ético y legal de  localizar, recoger, procesar y almacenar información para hacerle disponible dentro de una organización,  tiene como principal objetivo conocer las amenazas y oportunidades presentes y futuras, para permitir a las organizaciones anticiparse a nuevos escenarios. La Inteligencia Competitiva es por lo cual el proceso de transferencia de conocimiento útil del entorno para ser utilizado por la organización.

Así mismo la Inteligencia Competitiva (parte estratégica orientada al ámbito externo) junto Business Intelligence (parte táctica orientada a la organización interna) forma parte de un todo más amplio que es la Gestión del Conocimiento.

La toma de decisiones y el impacto estratégico requieren de la transformación de la Información interna y externa, en Conocimiento, para así mediante el uso de Inteligencia Organizacional poner en marcha las tácticas (internas) y estrategias (externas),  para conseguir en último término un crecimiento sostenible y rentable por parte de la organización.

Angel  L. López Zaballos desarrolla su actividad en la división de Military Aircraft de Airbus y lidera el grupo de Vigilancia e Inteligencia Competitiva del Comité AEC Innovación.