La medición del clima de la cultura de la innovación medida aquí, sí, en España

Periódicamente leemos en medios de comunicación la publicación de rankings y diversas mediciones que se hacen en EEUU sobre múltiples aspectos del mundo de la empresa.

Estudios que miden la eficiencia energética, la calidad de los productos y servicios, el clima emprendedor, el número de patentes y otros muchos parámetros.

Los estadounidenses tienen una tendencia a medirlo todo. A hacer rankings de quién es mejor en algo. En generar modelos.

Los leemos con curiosidad y, en muchas ocasiones, podemos incluso a juzgar que esa es su realidad y que está lejos de la nuestra. Sin embargo podemos afirmar con rotundidad que esta distancia no es tal.

Centrándonos en lo que nos ocupa, la innovación, los españoles somos muy innovadores. Sin embargo no siempre damos el paso de creérnoslo y de diagnosticarnos como están tan habituados allende los mares. Esto último quizás por miedo a no salir bien parados en la foto.

Pero volviendo a la primera afirmación, hay muchísimos ejemplos de españoles que han cruzado las fronteras y han demostrado su potencial innovador. Y por citar solo algunos pocos casos, Enrique Lores que pasó de becario en HP España a Senior Vice President & General Manager Printing and Personal Systems Business PC Solutions Hewlett-Packard Company en la central de Palo Alto, o Pedro Moneo que consiguió inversores para una empresa de servicios, también en Silicon Valley.

El talento está en las personas que conforman las organizaciones y en España no tenemos una cultura arraigada en el ADN de las empresas de medir, diagnosticar y construir planes de acción apoyándose en los resultados, más allá de las encuestas de clima que en muchas organizaciones se realizan en el ámbito de personas y talento. Y sin embargo, en otras muchas áreas, ese hábito no está arraigado. Pero nos miramos en el espejo de otros y en muchas ocasiones suspiramos.

Como una de las variables de este no hábito podría estar en la limitación de, probablemente, no saber a dónde dirigirse para poder realizar un diagnóstico. Este post pretende dar a conocer que ahora tenemos la ocasión de cambiar esta situación de no saber a dónde dirigirse. La Asociación Española de la Calidad, con diversos apoyos institucionales y de organizaciones de primer orden del territorio español se ha comprometido en realizar un estudio único, primero en el mundo, del Clima de la Cultura de la Innovación en las organizaciones.

Basándose en una herramienta desarrollada por los profesores Joe Weintraub y Jay Rao de la Babson College (www.babson.edu), institución que lleva 20 años siendo la número 1 en los rankings de las instituciones educativas en el ámbito del desarrollo del emprendimiento y la innovación. Poca broma, con la competencia existente en el mundo.

Participar en el Estudio es muy económico y muy fácil, sólo hay que hacer un click y et voilà, el proceso se pone en marcha.

En tiempos en los que la innovación se ha posicionado como la disciplina número uno a desarrollar en las organizaciones poder disponer de un diagnóstico que identifique el talento, las fortalezas, y las debilidades; y nos permita desarrollar un plan de acción eficiente de innovar, generando valor que no disponíamos anteriormente, de diferenciarnos de la competencia y, por tanto, aportar competitividad y sostenibilidad de la organización, es un must.

¡Y el talento interno lo tienes! No lo dudes.

Por lo que participar en el Estudio y disponer de un diagnóstico sólo puede sumar.

Te espero en el Estudio.

Fran Chuan, Fundador y CEO de Dícere.