Los incentivos fiscales por I+D+i, un valor seguro

En una época marcada por los recortes donde prácticamente todos los organismos han reducido su presupuesto en ayudas directas (subvenciones y créditos reembolsables), debemos destacar sin embargo las oportunidades que sigue ofreciendo nuestro ordenamiento jurídico y la apuesta por los incentivos fiscales por I+D+i.

En este panorama encontramos el ya consolidado sistema de deducciones fiscales por I+D+i basado en los Informes Motivados Vinculantes que actualmente emite el Ministerio de Economía y Competitividad (MINECO), constituye una de las oportunidades que tienen las empresas de mejorar sus cuentas de resultados y de apostar  por su competitividad invirtiendo en innovación.

Al mismo tiempo, el MINECO parece apostar por otros incentivos, como es la reducción fiscal denominada Patent Box recogido en el Art. 23 de la Ley de Impuesto de Sociedades (Incentivo fiscal que permite a las empresas minorar en un 50% la base imponible generada por los ingresos brutos procedentes de la cesión de determinados activos intangibles creados por su empresa). Aunque actualmente este incentivo no es muy conocido, la disminución de ayudas públicas, la práctica desaparición de subvenciones y préstamos a tipos cada vez menos ventajosos, hacen que este incentivo fiscal por cesión de intangibles sea una gran oportunidad para las empresas.

Asimismo, el pasado 14 de septiembre entraba en vigor el RD 475/2014, bonificaciones en la cotización a la seguridad social del personal investigador. Con ello recobraba actualidad el anterior RD 278/2007 que ya trataba este incentivo para la contratación de investigadores pero que fue derogado en julio de 2012. Aunque el Real Decreto vigente recupera en esencia la normativa anterior, introduce  importantes novedades que mejoran su aplicación y seguridad para las distintas partes interesadas. Además del carácter retroactivo, permite la compatibilidad de la deducción del impuesto de sociedades y la bonificación a las cuotas a la seguridad social para empresas que cumplan con los requisitos establecidos para las pymes innovadoras sobre el gasto que representa un investigador.

Para que una empresa sea considerada Pyme Innovadora deberá figurar en el registro que para estos efectos menciona el RD 475/2014. Para regular el Registro de Pyme Innovadora está previsto que antes de que finalice febrero de este año se apruebe el borrador que ya existe de la orden ministerial que desarrolla las reglas de funcionamiento además de nacer con una base de datos de varios miles de empresas que a juicio de los legisladores cumplen a priori con los requisitos para ser Pyme Innovadora.         

También se está trabajando en otras iniciativas como la “Compra Pública innovadora” que sacarán a licitación los contratos  motivando a las empresas a presentar ofertas innovadoras. El MINECO pretende reforzar el papel de las Administraciones públicas como impulsoras de la innovación empresarial. Esto se aborda trabajando desde el lado de la demanda del gestor público que saca a licitación los contratos de compra pública innovadora y desde el lado de la oferta, es decir, de las empresas que compiten en las licitaciones ayudándolas en el juego competitivo a participar y presentar ofertas innovadoras en dichos procedimientos de contratación.

Por tanto parece confirmarse la apuesta del gobierno por los incentivos fiscales para el apoyo a las actividades innovadoras y el descenso de los incentivos directos basados en subvenciones y créditos. Las empresas deberán primero invertir con sus recursos en proyectos innovadores y recuperar una parte de la inversión, mediante la aplicación de importantes deducciones fiscales.


Ignacio Martínez, Director de EQA